Menú Cerrar

Gastos Hormiga

Los gastos hormiga son pequeños gastos prescindibles que hacemos a diario. No somos conscientes de estas pequeñas compras realizadas a diario o semanalmente porque suponen poco dinero cada vez, sin embargo son un lastre para nuestra economía.

Estos gastos tienen las siguientes características:

  • Se repiten diariamente o semanalmente
  • Pasan desapercibidos porque suponen una pequeña suma de dinero cada vez. Muchas veces le damos vuelta a hacer o no un gasto grande pero estos pequeños gastos ni los pensamos.
  • Suelen hacerse por impulso.
  • No nos damos cuenta del impacto que tienen en nuestro presupuesto hasta que multiplicamos su gasto por un mes o un año. Por ejemplo, un café todos los días de 1,50 € supone 547,5 € en un año. ¿Te habías parado a pensarlo alguna vez?
  • Dependiendo de cada persona, pueden suponer más de un 10% del presupuesto.
  • Son gastos que se pueden evitar, reducir o sustituir por otros más saludables.
  • Normalmente no son muy buenos para la salud.
  • Si los evitamos nos permiten ahorrar una cantidad de dinero extra.

Ejemplos de gastos hormiga

Por citar algunos: tabaco, cafés, revistas, lotería, botellas de agua, snacks, comidas fuera de casa, latas de refrescos, compras compulsivas en el supermercado, comisiones bancarias por mantenimiento de tarjetas o cuentas que no utilizamos, recargo por sacar en cajeros diferentes al nuestro, gastos por aplazar el pago de las tarjetas…

Estos gastos pueden representar un % importante de nuestro presupuesto anual. Aquí os dejo una calculadora para que podáis averiguar por vosotros mismos el impacto que tiene en vuestra economía. Ya sabéis que el mejor aprendizaje es vuestra propia experiencia.

Ejemplo: Si ganas 1.000 € y todos los días compras un paquete de tabaco, gastas unos 150 € al mes, un 15% de tus ingresos solo en tabaco. Dinero que podemos destinar a otros objetivos.

Ahorrar con los gastos hormiga

En ocasiones nos ponemos un objetivo para ahorrar, y pensamos que no podemos conseguirlo. La mayoría de las veces pensamos: “Cuando aumente mis ingresos o me suban el sueldo podré ahorrar”. Y nos olvidamos que otra parte importante para aumentar nuestro ahorro es reducir nuestros gastos. Si prescindimos o reducimos parte de nuestros gastos hormiga, podemos aumentar nuestra capacidad de ahorro.

Esta calculadora te va a permitir saber qué cantidad serías capaz de ahorrar eliminando cada uno de estos gastos.

“Es parte de la naturaleza humana desear algo y desearlo ya; es también un signo de inmadurez. Estar dispuesto a posponer el placer por un mejor resultado es una señal de madurez“ DAVE RAMSEY.

Ahorrar es diferir el momento del gasto. Si todos los días comemos chocolate o tomamos café fuera de casa no lo vamos a apreciar, pero si trasladas ese momento al sábado o a tomarte ese café con una amiga, merecerá mucho la pena ese momento de gasto, vas a valorarlo más y en el camino ahorras unos eurillos. Aprende a diferir las gratificaciones personales.

“La vida está hecha de pequeños placeres” Paulo Coelho.

No tienes que adoptar una postura extremista, debes buscar el término medio e identificar aquellos gastos que son necesarios para ti o que te hacen feliz. Apégate al minimalismo y gasta en aquello que sea importante para ti, para unos será el café de la semana, para otros una revista que coleccionan, o las cervezas del viernes… pero no todo a la vez. Intenta establecer prioridades.

Consejo: Si no puedes eliminar todos los gastos, elimina cada mes uno por ejemplo, ahora que llega el año nuevo y toca hacer buenos propósitos. Fíjate un objetivo para el 2.019. Puedes ahorrar más de 500 € al año solo eliminando los cafés de las mañanas. Fíjate pequeños objetivos, o regalos.
Análisis

Análisis

  • Pon en orden tus finanzas personales. Realiza un presupuesto. Distribuye tu sueldo en porcentajes. Puedes utilizar la famosa regla 50-20-30. Destina un 50% a gastos necesarios (hipoteca, comida, luz, agua,…), un 20% a ahorro y un 30% a gastos personales (ropa, comidas fuera de casa, ocio, cine,…). En estos gastos personales incluye tus pequeños gastos hormiga, aquellos de los que no puedas prescindir, y respeta tu presupuesto.
  • Márcate objetivos y ten motivos para ahorrar. Decide en qué vas a gastar ese dinero que has ahorrado: Crear un colchón financiero, eliminar deuda, amortizar hipoteca o cualquier otro crédito que tengas, irte de fin de semana con la familia… Da igual el objetivo, lo importante es que te motive.
  • Anota a diario lo que gastas. Es muy importante anotar todos los días en qué gastas el dinero, debes hacerlo al menos durante un mes, o mejor dos. En este artículo os doy herramientas y os cuento la importancia de controlar el gasto. Para motivarte puedes tener una hucha en la cocina y acostumbrarte todos los días a depositar ese dinero que “no has gastado” en café, chuches,… importante, revísalo todas las semanas, aquello en lo que te centras se expande.

Trucos para fumigar los gastos hormiga

Una vez que hemos identificado y anotado todos nuestros gastos hormiga, toca atacarlos. Párate a analizar de cual puedes prescindir, cual puedes reducir, o cual puedes sustituir… aquí te dejo algunos trucos. Dime qué otros trucos se te ocurren a ti:

  • Llévate la comida de casa al trabajo. Intenta no comer fuera entre semana, ya sea merendar, tomarte unas cervezas, o sacar un sándwich de la máquina. Llévatelo de casa.
  • Mira cual puedes sustituir, busca alternativas. Por ejemplo, en lugar de tomar café en el trabajo llévate un termo, toma un té. Llévate la botella de agua de casa.
  • Evita las compras compulsivas. Antes de realizar una compra piénsalo al menos 24 horas, mejor una semana.
  • Ve al supermercado con una lista cerrada. Evita las compras de chuches en la caja.
  • Evita las ofertas que realmente no lo son, ya que en ocasiones compramos algo que no necesitamos.
  • Piensa que la mayoría de estos gastos no son saludables, snack, refrescos…
  • Empieza poco a poco. Lo más importante de los gastos hormiga y lo que nos ayuda a querer eliminarlos es su impacto a lo largo del tiempo. Si consigues eliminarlos mes a mes te irás motivando, ponte objetivos que te motiven.

Conclusiones

No se trata de privarte de todo sino de priorizar los gastos. Disfruta, por ejemplo, de una pieza de fruta en lugar de una chocolatina o de un buen bocata hecho de casa en lugar de un sandwich de la máquina.

Estos pequeños gastos pueden hundir tu presupuesto, pero si los manejamos son una forma de aumentar nuestros ahorros sin necesidad de aumentar nuestros ingresos. Siempre habrás oído quejarse a algún amigo tuyo porque no llega a final de mes y no para de merendar fuera, o comprar bolsas de patatillas en el bar…

Ya os he dicho que el dinero se mide en tiempo. Calcula cuántas horas de tu trabajo cuesta cada cosa que quieras comprar. Podéis echarle un vistazo al artículo de medidas de ahorro.

¿Qué os ha parecido este artículo? ¿Te has sorprendido al conocer tus gastos hormiga y el dinero que gastas en ellos? ¿Qué ideas se te ocurren para eliminarlos?

Que tengas un buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: