Menú Cerrar

Hábitos minimalistas para mejorar tus finanzas

¡Muy buenas! Hoy vamos a hablar del minimalismo. Si buscamos la definición en la Wikipedia encontramos lo siguiente: El término minimalismo, en su ámbito más general, es la tendencia a reducir a lo esencial, a despojar de elementos sobrantes.

“El minimalismo es tener menos, para vivir más’. Graham Hill.

En este artículo, os voy a hablar de cómo entiendo yo el minimalismo, como lo he adaptado a mi vida y como me ha ayudado a mejorar mis finanzas y a ahorrar, centrándome en lo importante. El minimalismo no consiste en tener solo 50 o 100 cosas, sino en tener solo aquello que te hace feliz y deshacerte de todo lo que te sobra. Para cada persona, lo esencial será algo diferente: para un lector empedernido será importante una colección inmensa de libros y para otra persona unos manteles de su abuela, por poner un ejemplo. El minimalismo puede aplicarse no solo a las cosas materiales, sino también al escritorio de tu ordenador, a la mesa de tu oficina,  los videos del móvil, aplicaciones…

-es+

En mi caso, comenzó siendo una manera de ver mi casa más despejada, así que me puse manos a la obra e hice una limpieza masiva. Habitación por habitación iba analizando todo aquello que tenía, junté las cosas por categorías y las ordené, dispuse todas las fotos juntas, toda la ropa junta… Después eliminé todo aquello que tenía duplicado, aquello que no había usado en el último año, la ropa que ya no me gustaba… y  me quedé solo con aquello que me hacía feliz y consideraba útil. Con el resto de cosas hice varios montones y los clasifiqué en:

  • Tirar
  • Donar
  • Saqué algo de dinero con la venta on-line, wallapop, tiendas de segunda mano…

“Creo que deberíamos rodearnos únicamente de aquello que nos trae felicidad’. Marie Kondo

A medida que vas haciendo este proceso, empiezas a ser consciente de todas las cosas que has comprado y no te hacían falta, quizás encuentres ropa con etiqueta, zapatos que te has puesto una sola vez, cuadros sin colgar… A partir de ahora, cada vez que tengas que comprar algo, párate a pensar si realmente lo necesitas, pospón la decisión de la compra un día, o mejor una semana, así podrás analizar si realmente era necesario adquirirlo. Como ya os dije en el artículo medidas de ahorro, cuantifica tu tiempo, cuánto cuesta una hora de tu trabajo y piensa antes de adquirir algo, si te merece la pena gastar tu tiempo en eso o prefieres dedicarlo a otra cosa.

En resumen, un año después de adoptar un estilo de vida minimalista, he adquirido unos hábitos positivos, que además me han ayudado a mejorar mis finanzas. Son los siguientes:

  • Eliminar el exceso de objetos y quedarme con lo esencial. Esto me ayudó a darme cuenta de que puedo vivir con menos, ser feliz con menos cosas, así alcanzaré antes mi libertad financiera.
  • Al comprar menos y comprar cosas de mayor calidad que duran más, gasto menos. Con lo que consigo ahorrar, me he hecho un plan para deshacerme de las deudas y, por supuesto, evito adquirir unas nuevas.
  • En la misma línea, ahora controlo mucho más mis ingresos y mis gastos.
  • Adquirir unos buenos hábitos de consumo, ver en qué cosas he “tirado” mi dinero y renunciar al consumismo. ¿Cuantas veces has pasado delante de una tienda y al ver la palabra oferta has entrado y has comprado algo? Te acaban de generar una necesidad que antes de pasar por ahí no tenías. Toma nota y evita las compras compulsivas.
  • Como beneficio, tengo mi casa más ordenada, es más fácil encontrar algo, cada cosa tiene un lugar. Para mantener este orden y limpieza, aplico la regla de “ uno entra uno sale”
  • Me siento bien al donar cosas que no utilizo y que pueden ayudar a otras personas.
  • Tengo un estilo de vida simple, liberarme de todo aquello que me sobra me deja más tiempo para dedicarle lo que de verdad importan. Ahora dedico más tiempo a las personas y no a las cosas.
  • Cocino en casa y utilizo un menú semanal. Intento ir solo una vez a la semana al “súper” y compro aquello que voy a necesitar.
  • Intentamos ir caminando a todos los sitios posibles, así ayudamos a conservar el medio ambiente y reducimos el gasto en gasolina.
  • Ser menos materialista. Enfocarme en vivir experiencias, viajar, hacer excursiones en lugar de ir de tiendas para tener un armario lleno de ropa. Intenta hacer aquello que te haga feliz.

Si quieres profundizar más en el minimalismo te pueden interesar alguno de estos libros:

La magia del orden, de Marie Kondo

Minimalismo: Vivir mejor con menos y lograr la calma mental, de Victor de la Fuente.

Minimalismo Anticrisis: La filosofía minimalista para gente normal, de Valentina Thörner

Minimalista, la vida con menos cosas, de Morelos Barros

Y mi blog favorito sobre Minimalismo: “CSM”  www.comoserminimalista.com

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te ha sido útil? ¿Qué es aquello que te hace feliz y de lo que no puedes prescindir? ¿Crees que podrías incorporar el minimalismo a tu vida? Me encantaría que me contaras tu experiencia con el minimalismo. Todos los comentarios son bien recibidos.

Que tengas un buen día.

“Si estás dispuesto a hacer solo lo que es fácil, la vida será difícil, pero si estás dispuesto a hacer lo difícil, la vida será fácil’. Harv Eker.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: