Menú Cerrar

Ahorrar con el menú semanal

¿No sabes qué cocinar? ¿Piensas algo y cuando vas a prepararlo te falta algún ingrediente? ¿Preparas lo primero que encuentras en la nevera aunque no sea lo más saludable? ¿Compras a menudo comida preparada?

A mí antes de tener un menú semanal me pasaban todas estas cosas. Trabajando, madre de dos, el blog… a veces resulta complicado llegar a todo. Adoptar hábitos que nos ayuden a organizarnos en el día a día nos permite sacar tiempo para realizar aquello que nos gusta.

Ventajas del menú semanal

Si aún piensas que no lo necesitas, échale un vistazo a todas estas ventajas. Las principales: ahorrar tiempo, dinero y mejorar tu salud.

  • Lista de la compra. Una vez elaborado el menú semanal, la lista de la compra sale sola. Revisa tu despensa y compra solo lo que necesites. Al planificar tu menú puedes ahorrar un dinero importante en la compra semanal.
  • Ahorras dinero porque reconoce que más de una vez has comido fuera o encargado comida porque no sabías qué preparar o porque te faltaba algún ingrediente. Además ahora no tiras comida, evitas las compras duplicadas y que caduquen alimentos en la despensa.
  • Ahorras tiempo. Para mi es una de las principales ventajas. Ahora solo voy una vez a la semana al súper, ya no tengo que ir varias veces a comprar porque  me falta algún ingrediente para preparar la cena o la comida. Ahora tienes un tiempo “extra” para dedicar a lo que de verdad importa, la familia, tú y tus proyectos.
  • Mejor organización. Al saber lo que vas a comer la próxima semana, puedes dedicar un día de la semana a elaborar comidas y dedicar el resto de días a otras cosas que te gusten. Hay numerosos tutoriales en internet sobre esto. Además tendrás la despensa más ordenada y al día, sin alimentos que vayan a caducar.Al planificar tu menú semanal, no tendrás que andar pensando cada día qué cocinas mañana, qué comes hoy…A modo de ejemplo, reserva unos minutos el viernes para preparar tu menú, haz la compra el sábado y cocina el domingo…
  • Dieta equilibrada. Te ayuda a equilibrar tu alimentación y la de tu familia y como consecuencia a mejorar la salud. En el momento que ves plasmado en un papel lo que vas a comer la próxima semana le pondrás conciencia, y te aseguro que intentarás hacer una dieta más saludable, variada y balanceada, incluyendo legumbres, pescado, pasta, fruta,… Te vendrá muy bien si quieres perder peso, porque lo que hay escrito en el menú es lo que toca comer. Y si quieres darte un capricho pon una cena/comida “no saludable”.
  • Es genial llegar a casa del trabajo o si comes en la oficina y solo tener que calentar tu tupper. Tengo amigas que cocinan a diario, es otra opción, pero a mí no me apetece nada llegar por la noche y hacer la comida del día siguiente. Todo lo que puedas tener automatizado te ayuda en el día a día.

Como elaborar el menú

Reserva unos minutos el día que hayas elegido para preparar el menú de la próxima semana. Puedes utilizar esta plantilla o apuntarlo en una libreta… Siéntate y prepara una dieta equilibrada, una vez la tengas realiza una lista con los ingredientes que necesitas. Revisa la despensa y la nevera para ver qué tienes y qué no. De ahí saldrá tu lista de la compra.

También lo puedes hacer a la inversa. Revisa primero tu despensa, congelador, frigorífico… y elabora tu menú en función de los ingredientes que ya tienes y quieres gastar. Así evitas que los alimentos se caduquen y no tienes que tirar comida a la basura.

Recomendable:

Una vez tengas tu menú, ponlo en un sitio visible de la cocina (por ejemplo en la nevera) y acostumbra a la familia a que lo mire. A mí, después de un año nadie me pregunta qué vamos a comer, van y miran la nevera, y nadie refunfuña, eso es lo que “toca” comer.

Por cierto, en la plantilla solo está planificado de Lunes a Viernes, los fines de semana improvisamos sobre la marcha. No pienses que es complicado, en menos de 30 minutos lo tienes hecho. Además aquí te dejo unos trucos extras que yo utilizo aunque tú puedes crear los tuyos propios.

10 Tips extras para elaborar el menú semanal.

1. Cada viernes elijo el menú de la semana siguiente. Reviso lo que tengo en la despensa y hago una lista con lo que necesito comprar. Así tengo tiempo de organizarme para hacer la compra.

2. Si tengo productos próximos a caducar o quiero vaciar el congelador lo hago al revés, primero reviso despensa y congelador y en función de lo que tengo elaboro el menú. 

3. Si en el cole de tus hijos te entregan un menú saludable con lo que recomiendan para la hora del recreo, o comen allí ya tienes medio menú hecho. Intenta compensar el resto de del día, las cenas con las comidas, las meriendas con las medias mañanas del cole…

4. El viernes o el sábado hago la compra, y el domingo lo dedico a “adelantar” comidas, para luego tirar de tupper todo lo que pueda durante la semana.

5. El día que es el cumpleaños o santo de algún miembro de la familia, este elige lo que se come o lo que se cena ese día.

6. Adapta el menú a los eventos de la familia. En nuestro caso, los lunes nos cuestan… así que intento siempre ponerles algo que les gusta para compensar y así tenemos día feliz. Y el día que acabamos tarde con las extraescolares y están más cansados, hacemos una cena rápida y que les encanta, pizza, rulitos de york y queso…

7. Los viernes noche hacemos cena de tapas en casa y cada uno inventa una tapa. A los niños les gusta colaborar y pueden ayudar a preparar la cena o hacerlo todo ellos. Te sorprenderías al ver lo que los niños son capaces de preparar. Es tiempo de calidad que pasas con tus hijos y encima gratis.

8. Al cocinar, siempre que puedo, hago raciones de más. Un buen consejo es congelar toda la comida en tupper individuales, así si alguno no va a comer en casa ese día, no desperdicias comida. Recomendable: tener todos los tupper iguales, mejor cuadrados, así organizas mucho mejor el frigo y el congelador.

9. Planifica si quieres comer 2 días pasta, 2 legumbres, uno pescado… Y para el tema de las cenas, puedes buscar cenas variadas y rápidas en internet.

10. Puede que al principio te cueste más,  pero no tires tus menús, y una vez tengas 3 o 4 puedes ir aprovechando las recetas e ir alternando los días.

¿Qué te han parecido los menús semanales? ¿Vas a probar a hacerlos?

Si te ha parecido útil este post, comparte en redes para que otros puedan beneficiarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: