Menú Cerrar

Reducir deudas. Método SNOWBALL

Hola, ¿qué tal? Las deudas son tus enemigos a la hora de conseguir la libertad financiera. Si estás buscando la manera de corregir tu situación financiera y reducir o incluso eliminar tus deudas este post es para ti. Caer en la espiral de la deuda es fácil, pero salir de ella no tanto.

No te voy a engañar, no existen fórmulas milagrosas para terminar con las deudas pero si establecemos un plan para eliminar las ya contraídas podemos ir mejorando nuestra situación financiera. Fuera excusas, hay que actuar ya. No puedes quejarte de que estás hasta arriba de deudas y de que no puedes llegar a final de mes y seguir haciendo siempre lo mismo, necesitas un cambio.

Pongámonos manos a la obra siguiendo estos pasos:

Identificar y analizar todas las deudas. Vamos a recabar toda la información sobre nuestras deudas: qué importe tienes pendiente de cada una, qué tipo de interés estamos pagando, si podemos hacer amortizaciones anticipadas y si éstas tienen comisión, concepto, entidad… Aquí incluimos todas las deudas, desde la hipoteca o el préstamo del coche, pasando por las tarjetas de crédito o cualquier otro préstamo de un amigo o familiar. Os dejo una plantilla para que podáis rellenarla con todas vuestras deudas.

Ordenar los préstamos. Vamos a definir el orden en el que vamos a “atacar” nuestras deudas. Para ello tenemos diferentes métodos, yo los clasifico en tres:

1) Reducir deudas desde el punto de vista económico. En este caso empezaríamos primero por la deuda que tiene un interés más elevado, es decir, por aquella en la que vamos a pagar más intereses, normalmente suelen ser las tarjetas de crédito, créditos al consumo tipo Cofidis, etc…

2) Reducir deudas desde el punto de vista psicológico. Aquí hablamos del METODO SNOWBALL: dar prioridad a las deudas con saldos más pequeños, en vez de centrarnos en las deudas con mayores tasas de interés. Primero atacamos la deuda más pequeña, en cuanto acabemos con esta vamos a la siguiente y así sucesivamente. Este método tiene un impacto muy bueno porque al atajar la deuda más pequeña tenemos resultados rápidos y produce un aliciente emocional, un logro.

snowball

3) Reducir deudas combinando ambas. Aquí podemos hacerlo un poco como queramos, es decir podemos primero elegir pagar una deuda pequeña que nos motive y nos haga ver que somos capaces para después liquidar otra que aunque es más grande tiene un interés más alto. O por ejemplo eliminar una deuda que odiamos, independientemente del tipo de interés o del importe. Lo que pretendemos es establecer un plan y conseguir la motivación necesaria para llevarlo a cabo.

Calcula tu capacidad económica. Nuestro objetivo es ahorrar, para ello revisa tu presupuesto mensual y controla tus gastos, analiza si puedes hacer recortes para aumentar tu capacidad de ahorro. Os dejo los enlaces a estos artículos donde tratamos estos temas.

Recuerda que tú eres quien decides donde pones tu dinero, así que ponte un objetivo de ahorro, establece un plan y destina una parte de tu ahorro a reducir tus deudas. Durante un tiempo tendrás que apretarte el cinturón, olvidarte de salir a comer fuera, de comprar ropa que no sea necesaria,… pero será algo temporal y conseguirás resultados que merecen la pena, vas a derrotar a tu gran enemigo, la deuda.

– Atacar la deuda. Una vez tenemos dinero ahorrado, toca atacar la deuda. Para ellos, vamos a  hacer todos los meses los pagos mínimos de todas las deudas, excepto de aquella que hemos decidido liquidar en primer lugar. Para pagar la deuda elegida, además de la cuota, usaremos todo dinero extra que puedas encontrar. Si la entidad nos permite aportar dinero cada mes lo haremos de forma mensual, aumentando la cuantía a pagar cada mes. En caso contrario, iremos ahorrando ese dinero hasta juntar una cantidad aceptable para llevar a cabo amortizaciones anticipadas.

 Repetir la operación. Una vez que acabas con la primera deuda, todo el dinero extra se asigna para pagar la siguiente deuda de tu lista, siguiendo la misma rutina hasta acabar con todas.

Vamos a entenderlo mejor con un ejemplo. Nuestro amigo Juan, no puede llegar a final de mes, está pensando en volver a pedir otro préstamo para poder hacer frente a los pagos. Nosotros le pedimos que intente otra cosa, que utilice el método Snowball para atacar sus deudas. Juan tiene las siguientes deudas:

  • 1.000 € de una tarjeta de crédito para un viaje con un interés de un 25%
  • 7.500 € préstamo del coche a un 7,5 % de interés
  • 2.500 € crédito para cambiar los muebles del salón a un 10% interés
  • 560 € financiera de la tele, con un 18 % de interés
  • 60.000 € hipoteca a un 1,14% de interés.

Vamos a ordenar las deudas siguiendo el método bola de nieve o Snowball. De esta manera  pagamos primero las deudas más pequeñas independientemente del tipo de interés.

Orden Deuda Deuda total Interés Cuota mensual Comentarios
1 Visa 560 18% 50 Tele
2 Tarjeta corte inglés 1.000 25% 100 Viaje Tenerife
3 Cofidis 2.500 10% 130 Muebles salón
4 Préstamo Santander 7.500 7,5% 250 Coche
5 Caixa 60.000 1,14% 450 Hipoteca

Recordemos, para atacar las deudas, primero debemos efectuar los pagos mínimos, e intentar ahorrar todo lo que podamos para cancelar la primer deuda. Se sorprenderá de lo rápido que se puede eliminar una deuda si se lo propone. Supongamos que Juan una vez analizado su presupuesto y recortados todos los gastos posibles, es capaz de ahorrar 150 € extras que va a dedicar a reducir sus deudas. Comencemos con la primera deuda, ahora además de pagar los 50 € añadiríamos 150 € más hasta que la cancelásemos. En apenas tres meses Juan habría liquidado la deuda de la tele. Juan está motivado y feliz, en tres meses apretándose el cinturón ha sido capaz de seguir su plan, así que vayamos a por la segunda deuda, la tarjeta del corte inglés. Para atacar esta deuda, Juan ahora dispone del dinero que venía ahorrando cada mes más el importe de la deuda ya liquidada, es decir ahora tendría 150 € más los 50 € de la cuota de la visa, es decir 200 € más para atacar la segunda deuda. Siguiendo este método en menos de 4 meses, Juan cancelaría la tarjeta del corte inglés, y así sucesivamente. De modo que cuando hayamos atacado las 4 deudas anteriores tendría 530 € más nuestros 150 € de ahorro para atacar nuestra hipoteca. Reduciendo de forma considerable el tiempo que tardaríamos en liquidarla con el consiguiente ahorro de intereses.

Una vez te liberes de las deudas mantente firme y no caigas en el mismo error.

‘No gastes tu dinero antes de ganarlo.’ Thomas Jefferson

¿Qué te ha parecido el método Snowball?  ¿Te sientes motivado para aplicarlo y atacar a tu enemigo para conseguir la estabilidad financiera? ¿Conoces alguna otra manera de acabar con las deudas?  Déjame tus comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: