Menú Cerrar

La carrera de la rata

El sistema educativo está diseñado para que te mantengas en la clase media, después de casi 20 años de formación académica no te enseñan nada sobre dinero, finanzas personales, gestión de patrimonio, contratar una hipoteca, gestionar tu sueldo…

La educación financiera se transmite de padres a hijos y nuestros padres, lo han hecho lo mejor que han podido: estudia, búscate un buen trabajo o hazte funcionario y espera a tu pensión.

Como consecuencia de la falta de educación financiera y que vivimos esclavos de nuestras deudas surge la carrera de la rata.

Una historia común

Te voy a contar una historia… Ana estudió enfermería, y aunque no le gustaba mucho, sabía que tenía “bastantes salidas profesionales”  por lo que pronto empezó a trabajar. Ella y su novio Manuel, decidieron comprar un apartamento. Comprar y no alquilar, porque tal y como los educaron, alquilar una vivienda es tirar el dinero, y ¿qué mejor inversión que el ladrillo?

Después vino la boda. Casarse por todo lo alto y con un viaje de novios de ensueño… La cosa no salió muy bien, y a la hipoteca le siguió un crédito para hacer frente a los gastos de la boda.

El coche empezó a darle problemas por lo que decidieron comprarse uno nuevo. Además, como no tenían niños, podían permitirse trabajar más horas y aumentar sus ingresos como solución para hacer frente a sus gastos. Así que con 30 años tenían el pack completo: sueldo, hipoteca, préstamo…

Ana se quedó embarazada y tuvieron un hijo, por lo que pidió una reducción de jornada. Al no   hacer horas extras, empezaron a usar las tarjetas de crédito, para poder llegar a final de mes. Tuvieron un segundo hijo, y el apartamento se les quedaba pequeño, así que el siguiente planteamiento era comprar una casa más grande. Las más baratas se encontraban en las afueras por lo que necesitarían un segundo coche para ir al trabajo, llevar a los niños al colegio o a las actividades extraescolares…

Ana, en cuanto pudo, volvió a su jornada habitual y Manuel pidió un aumento de sueldo para hacer frente a la hipoteca, los préstamos, la guardería, las tarjetas de crédito, el comedor de los niños, el aula matinal…

Aunque sus ingresos aumentaron la situación no mejoró. ¿Sabéis por qué? Porque sus gastos crecían al mismo tiempo que sus ingresos. Es decir, a mayor sueldo, mayor gasto, mayor nivel de vida, por lo que hay que seguir trabajando para cubrir esos gastos. Esto es lo que se conoce como Ley de Parkinson aplicada a las finanzas: tus gastos se expandirán hasta gastar el total del sueldo.

Fueron pasando los años, y aunque el crédito del coche quizás ya lo habían pagado, ahora, tras la comunión de su hijo, tenían el “venta a plazos” del viaje a Disney…

¿Es esta la historia de tu vida? ¿Te ves reflejad@ en ella?

¿Qué es la carrera de la rata?

Creo que lo has entendido perfectamente, además, te diré, que es la forma de vida en la que vive la mayor parte de la sociedad actual. Es un hecho normalizado el vivir estresados, endeudados, siendo esclavos del consumismo y acostumbrados casi a vivir al día esperando el próximo sueldo.

Sin darte cuenta ahí estás, en “la carrera de la rata” como definió Kiyosaki en su libro “Padre rico padre pobre”, como un ratón que corre sin parar dentro de su rueda y no avanza a ningún lado, pero tampoco puede salir de ella.

El consumismo y las deudas te mantienen atado a tu trabajo, y tu trabajo marca tu ritmo de vida. Si tienes la suerte de trabajar en algo que te gusta y tu horario te permite conciliar vida laboral y familiar quizás no te sientas tan reflejado con esta situación. Pero si comienzas la jornada temprano, no vuelves a casa hasta las 8, estás estresado, vas corriendo de un lado para otro intentando llegar a todo y tu refugio es esperar el fin de semana para descansar, vivir, hacer tus hobbies, estar con tu familia, hacer todo lo que no has podido entre semana… sigue leyendo porque este artículo es para ti.

¿Cómo escapar de la carrera de la rata?

El principal motivo por el que has llegado hasta esta situación es por la falta de educación financiera. Aún estás a tiempo de darle otro sentido a tu vida, y de hacerte con el control de tus finanzas, porque permíteme que te diga: “Si tú no controlas tu economía, otra persona controla tu vida. “

  1. Despierta: Te propongo el siguiente ejercicio de reflexión.
    • Calcula cuánto dinero has ganado durante los años que llevas trabajando.
    • Calcula cuánto de ese dinero has conservado.
    • Según el resultado, sabrás cómo están tus Finanzas Personales
  2. Di SÍ a la educación financiera. Actualmente la educación financiera está al alcance de todos, en blogs como éste, en portales como Rankia, en internet, libros,… Y si no tienes tiempo ponte los auriculares y a escuchar podcasts mientras planchas, vas en coche o estás en el parque… ¡Fuera excusas! Aprende a manejar tus finanzas y manejarás tu vida.
  3. Di adiós a la esclavitud del consumidor. Ya lo dice el gran Warren Buffet, “Antes de comprar algo piensa, ¿qué me pasará si no lo compro? Si la respuesta es “nada” no lo compre, porque no lo necesita”. A la hora de gastar debes diferenciar lo que necesitas de lo que no. Pequeñas acciones hoy, te llevarán a un mejor futuro. No gastes más de lo que ingresas ni intentes vivir por encima de tus posibilidades.
  4. Preahorra: No subestimes lo importante que es destinar mínimo un 10% de tu sueldo, nada más cobrar, y vivir con el 90% restante. Con este simple ejercicio podrás, poco a poco, ir ahorrando un dinero, lo que te permitirá tener un colchón financiero para afrontar la vida de otra manera, deshacerte de tus deudas, para cambiar de trabajo si lo necesitas, reducir tu jornada laboral o incluso adelantar tu jubilación. Recuerda pagarte a ti primero.
  5. Da el paso de ahorrador a inversor. No te quedes ahí y da un paso más. Debes darle una rentabilidad a tus ahorros que al menos supere a la inflación para no perder poder adquisitivo. Adquiere activos que generen flujos de dinero.

Conclusión

Vivimos en una sociedad en la que está normalizado vivir endeudado, estresado e ir corriendo de un lado para otro. Tener dos coches, una casa que acabarás de pagar a los 65 años con suerte, hacer viajes caros, trabajar muchas horas y casi no poder llegar a final de mes.

¿Es esta la vida que quieres? ¿Merece la pena hipotecar tus ingresos futuros para vivir por encima de tus posibilidades?  Aunque esto pueda parecer lo normal, esta actitud te puede salir muy cara…

«Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos» Will Smith

Si te ha gustado este artículo, ayúdame a que llegue a más gente compartiéndolo en tus redes sociales.

5 Comentarios

  1. Carlos

    Excelente artículo lo que dices no es más que la realidad de todos nosotros. Y por falta de educación financiera nuestra vida se va en otra dirección y después slair de ahí es muy difícil.

    • Amalia Guerrero

      Gracias por pasarte a comentar!! Efectivamente, la educación formal te dará una forma de ganarte la vida, pero sin la educación financiera adecuada, por mucho dinero que tengas, no vas a poder aumentarlo o mantenerlo en el tiempo.

      Saludos
      Amalia Guerrero

  2. PapaPrimerizo

    Hola Amalia,
    Enhorabuena por el post. No lo podría haber explicado mejor.
    Creo que el mayor problema es que socialmente hay una gran presión para gastar dinero en cosas que muchas veces no nos hacen ni falta pero que como las tienen los demás nos parecen indispensables: casa, coche y móvil cada pocos años…
    Y creo que solamente aquellos que soporten la presión o sepan darle menor importancia tendrán alguna posibilidad de conseguir la independencia financiera.
    Es mi humilde opinión.
    Gracias por hacerme reflexionar un poco.
    Saludos

    • Amalia Guerrero

      Gracias! El primer paso es tomar conciencia y tratar de escapar de la carrera de la rata. Además explicarles a nuestros hijos que otra forma de vida es posible.

      Saludos
      Amalia Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: