Menú Cerrar

Abrir una cuenta a un menor (I)

Últimamente recibo correos en los que me preguntáis como ahorrar pensando en la universidad de vuestros peques, en su futuro o si es posible abrir una cuenta a su nombre.

Si te estás planteando comenzar a ahorrar y planificar el futuro económico de tus hijos, tienes varias opciones: guardar el dinero en casa, en una hucha o debajo del colchón o dar un paso más y abrirles una cuenta corriente, contratar un seguro de ahorro, un fondo de inversión…

Hay preguntas que raramente nos hacemos, sobre todo en cuanto a nuestra economía se refiere, pero si las respondemos podremos definir una meta y un plan para conseguirlo.

¿Para qué estoy ahorrando?

¿Cuál es el plazo de que dispongo?

¿Quiero obtener rentabilidad para ese dinero o quiero tenerlo siempre disponible?

¿Dónde quiero tener ese dinero?

Es importante, en función de la edad de tu hijo, y los planes de ahorro que cada uno planifiquemos para él, elegir la cuenta o el producto que más se adapte a nuestro perfil. A lo largo de los siguientes post, iremos viendo algunos productos que podemos contratar.

Requisitos para abrir una cuenta a un menor

Aunque es un proceso fácil se necesitan los siguientes documentos:

  1. DNI del padre/madre o representante legal. Cualquiera de los padres o representante legal puede abrirle la cuenta al menor. Aplica también aunque los padres estén separados y no tengan custodia compartida (siempre y cuando tengan la patria potestad).

No pueden abrir la cuenta a un menor otros familiares (tíos, abuelos…) si no son el representante legal.

  1. Documento que acredite que es el representante legal del menor, en la mayoría de los casos el Libro de familia. Para otros casos la documentación necesaria que lo demuestre. 
  2. DNI o NIF provisional del menor. Tienes dos opciones. Una es el DNI del menor (puedes solicitarlo desde el momento de su nacimiento, aunque no es obligatorio hasta los 14 años, o si va a viajar en avión). Otra opción es utilizar el NIF (número de identificación fiscal) provisional solicitado a la Agencia Tributaria. Para solicitarlo es necesario presentar el modelo 030 y una fotocopia del libro de familia. Este NIF es válido hasta la obtención del definitivo, por lo que mi recomendación es obtener directamente el definitivo (DNI)

¿Quién será el titular de la cuenta?

Aunque el menor puede figurar como titular de la cuenta, son sus padres o tutores los representantes legales, y los que, hasta que el menor cumpla la mayoría de edad, podrán realizar operaciones de ingresos o reintegros sobre esa cuenta.

Cuando el menor cumpla la mayoría de edad, automáticamente el padre/madre/representante legal deja de tener acceso a la cuenta, pasando el menor a ser titular y a ejercer todos los derechos sobre la misma. Si sus representantes quieren figurar como autorizados, deberá solicitarlo el titular.

A tener en cuenta

Puedes tener dudas sobre si crear la cuenta a nombre de los hijos o no. Es importante pensarlo bien, ya que, como hemos comentado, al cumplir la mayoría de edad, de forma automática, tus hijos pasarán a ser dueños de esas cuentas/productos contratados. El sentido común nos dice que el dinero que ahorremos para sus estudios lo tengamos a nuestro nombre, y poner a su nombre el dinero que va a ser solo para ellos.

Prácticamente, casi todos los bancos ofrecen cuentas para menores y lo más habitual es que estén exentas de comisiones. Aun así, resultaría interesante analizar, de manera exhaustiva, las condiciones de la cuenta que vayamos a contratar. Preguntar si hay penalizaciones por cancelación de la cuenta, si tiene o no comisiones, si cuando el menor llegue a cierta edad y le queramos contratar una tarjeta de prepago o débito, tendrá algún coste, coste de transferencias… La finalidad es encontrar un producto que se ajuste a nuestras necesidades.

¿Qué ventajas tiene?

En España, la educación financiera sigue siendo una asignatura pendiente, abrirles una cuenta a nuestros hijos puede ser un comienzo o acercamiento para hablar con ellos de dinero y de la importancia del ahorro. Esta herramienta nos permitirá enseñarles a nuestros hijos como gestionamos de forma correcta nuestras finanzas y el ahorro a largo plazo. Podemos explicarles que estamos ahorrando pensando en su futuro, sus estudios…

Lo ideal es que los menores, a la edad que consideremos, puedan tener acceso de “solo lectura” a su cuenta, para que vayan familiarizándose con la operativa y vean como van creciendo sus ahorros.

Otra de las ventajas de ahorrar desde niños, es adquirir el hábito de ahorrar dinero todos los meses, durante muchos años y que nos será muy útil en un futuro para afrontar diversos gastos. Si además invertimos este dinero, estaremos generando un flujo constante de intereses beneficiándonos de la magia del interés compuesto.

¿Cuáles son los inconvenientes?

Como ocurre en la mayoría de cuentas de los adultos, abrir una cuenta en el banco a un menor produce una rentabilidad nula o casi inexistente. A cambio tienes ese dinero siempre disponible.  Algunos bancos “sustituyen” esta rentabilidad con regalos promocionales para los niños (relojes, estuches, linternas…). En este artículo os cuento mi experiencia con las cuentas para menores que inicialmente les abrí a mis hijos.

Importante tener claro que si en lugar de contratar una cuenta corriente contratamos una cuenta de ahorro o algún otro producto que debamos “mantener” hasta la mayoría de edad del niño, si queremos cancelar dicha cuenta antes, nos penalizarán. 

Conclusión

Comienza ya y deja atrás la ”parálisis por análisis”, pensando que ya ahorrarás cuando tu hijo sea más grande, cuando te suban el sueldo… ¿Por qué no comenzar a ahorrar, por ejemplo, con la ayuda de 100 € al mes, que reciben las madres trabajadoras, hasta que el niñ@ cumple los 3 años?

Por último, desde mi punto de vista la rentabilidad de este tipo de ahorro para menores, es muy importante, ya que disponemos de un horizonte temporal muy elevado (de hasta 18 años) en el los que la magia del interés compuesto juega un gran papel a nuestro favor. En los próximos post buscaremos otras alternativas, si queremos obtener un rendimiento al ahorro de los peques.

4 Comentarios

  1. Sergio

    Es un tema que me interesa y que estaba decidido a hacer, abriéndole un FI en BNP pero al cesar estos la actividad lo he dejado parado a expensas de saber cuál será ahora la mejor opción.
    Las dos dudas que tengo, y que tienen muchos, es si abrir la cuenta a nombre del menor o no, y como tributatian esas aportaciones al ser un menor.
    Gracias

    • Amalia Guerrero

      Hola Sergio, lo importante es empezar, si no es en BNP prueba con otro Broker… Creo que todos hemos tenido la duda de si abrir la cuenta a nombre del menor o de los padres, en el artículo queda clara mi opinión, pero eso es algo que debe valorar cada familia.

      Aún siendo un menor, al tener una cuenta a su nombre puedes presentar su declaración de la renta, y en cuanto a si tributa o no como donación depende de la CCAA y del grado de parentesco, aquí te dejo un artículo por si le quieres echar un vistazo.

      https://preahorro.com/finanzas-personales/ayudar-economicamente-padre-hijo/

      Saludos
      Amalia Guerrero

  2. Cristian

    Muy bueno el artículo, hay gente como dices, que espera a…. y siempre sigue esperando.
    Creo que otro de los inconvenientes muy «grande» es el tema fiscal.
    Por lo que me dijeron una vez, todo lo «ahorro» para mi hija, es una donación, por lo tanto se tiene que pagar impuestos por donación, es decir, lo tengo que declarar y eso no lo sabía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: