Menú Cerrar

Ahorro familiar en tiempos de COVID-19

Lo que comenzó siendo una crisis sanitaria ha originado graves consecuencias económicas.  Son muchos los sectores que se están viendo afectados por esta crisis: Negocios que o no pueden abrir o que hacerlo a “medio gas” no es rentable económicamente. Gente que no recuperará su trabajo o afectados por un ERTE que llevan cerca de tres meses sin recibir ingresos, porque el Estado aún no le ha reconocido la prestación…

Aunque para algunos, el no tener unos ahorros sea una lección que hayan aprendido demasiado tarde, se proactivo y actúa con los recursos que tienes. Creo que aún nos queda por ver la parte más dura de esta crisis económica, así que, si no lo hacías antes, a partir de ahora organiza al detalle tus finanzas personales y presta atención a cada euro que entra en tu economía. Estos son algunos consejos:

  1. No todos los gastos son iguales así que prioriza aquellos que son necesarios: alimentación, vivienda… Entre otras cosas, esta crisis ha cambiado nuestros hábitos de consumo. Tras pasarnos dos meses en casa, estoy segura que has descubierto formas de entretenerte y pasarlo bien sin gastar dinero. Si durante un tiempo tienes que apretarte el cinturón y no gastar nada en ocio, hazlo; no pasa nada. Igual que lo hemos hecho por obligación porque tiendas, bares, cines… estaban cerrados, también puedes hacerlo si lo necesitas. Todo este gasto que no estás realizando destínalo al ahorro o al colchón.
  2. Revisa todos los servicios, suscripciones, seguros… que tienes contratados. Los que no utilizas dalos de baja, y del resto intenta buscar algo más barato o conseguir una rebaja.
  3. Revisa tus deudas. Debido a la crisis, algunas entidades están ofreciendo facilidades de pago, atraso de cuotas, renegociación de condiciones, períodos de carencia en los que solo pagas intereses… No lo utilices si tienes unos ingresos fijos, pero si lo necesitas, no dudes en acudir y ver qué pueden ofrecerte.   
  4. En un intento de reactivar la economía, tiendas de ropa, centros comerciales, etc, están, continuamente, haciendo campañas de publicidad para incrementar las ventas de sus productos.  Analiza si realmente necesitas todo eso que te ofrecen y compra solo lo necesario. Evita endeudarte con nuevos préstamos al consumo, hacer un mal uso de las tarjetas de crédito o caer en la trampa de pagar en “cómodos plazos sin apenas intereses”. Lee la letra pequeña, por favor.

¿Qué lecciones podemos aprender de esto?

No podemos olvidarnos de todo esto una vez pase, debemos intentar que nuestra economía personal esté preparada para cualquier tipo de circunstancias. Aunque podemos sacar muchas lecciones de esta crisis, yo extraería estas tres.

  • En primer lugar, te habrás dado cuenta que es de vital importancia tener un fondo de seguridad. Tener un colchón financiero de varios meses te permitirá afrontar una situación como la de ahora con mayor tranquilidad, porque tendrás dinero suficiente para cubrir todos tus gastos y esperar que esto pase.
  • En segundo lugar revisa tu economía y se coherente con el estilo de vida que te puedes permitir. Realiza los ajustes necesarios y reduce todo lo que puedas tus obligaciones de pago mensuales.
  • Por último, no tengas miedo al cambio. Si te han despedido de tu trabajo no tengas miedo a reinventarte y buscar una nueva forma de ganarte la vida. Si tienes la suerte de conservar tu empleo, intenta que tu economía no dependa de una sola fuente de ingresos.

¿Qué es la crisis según Albert Einstein?

No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis, es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: