Menú Cerrar

Colchón financiero

Uno de los objetivos de este blog es ayudarte a tener unas finanzas saneadas, por eso en este post, vamos a hablar de un básico de las finanzas personales: El colchón financiero.

Nivel de ahorro de los españoles

¿Sabes cuánto ahorramos de media los españoles? Según se desprende de un estudio hecho por Rastreator publicado en este artículo de la revista Expansión casi 7 de cada 10 españoles ahorra menos de 200 € al mes.

El ahorro sigue siendo una asignatura pendiente en España. Ante este escenario resulta bastante complicado tener un colchón financiero. Aun así hay razones más que suficientes para ponerse manos a la obra.

¿Qué es un colchón financiero?

Un colchón financiero o fondo de emergencia, es un dinero que tenemos ahorrado para hacer frente a imprevistos o contratiempos sin tener la necesidad de endeudarnos.

Por imprevistos, entendemos todo aquello que no esté “previsto” en nuestro presupuesto: una avería del coche o de un electrodoméstico, pérdida de empleo, una bajada grave de tus ingresos, unos gastos médicos, un recibo extra en la comunidad,… No son “imprevistos” las vacaciones de verano, gastos programados, una boda… estos gastos deben estar incluidos en nuestro presupuesto. Lógicamente cuanto mejor planifiquemos nuestro presupuesto menos imprevistos habrá.

¿Por qué es importante tener un fondo de emergencia?

El colchón debe ser independiente de los gastos que queramos afrontar y no es dinero para invertir. Este fondo debe utilizarse solo para emergencias.

Puedes pensar que no lo necesitas porque tienes un trabajo estable. Pero Lo que conseguimos teniendo un colchón financiero es evitar que tu nivel de endeudamiento aumente. Hay personas a las que se les avería el coche y deben pedir un préstamo para hacer frente a esa reparación, o lo que es peor, utilizar su tarjeta de crédito.

¿Cuánto dinero necesitamos para emergencias?

Para contestar a esta pregunta debes tener en cuenta varios factores, como por ejemplo, si tienes personas a tu cargo o no, qué ingresos mensuales posees, si tienes opciones para conseguir dinero rápidamente… Puedes hacerte esta pregunta ¿si pierdo mi principal fuente de ingresos durante cuánto tiempo podré hacer frente a mis gastos?

Por lógica, cuanto mayor sea este colchón, mayor será tu tranquilidad. Pero para empezar, puedes elegir entre:

  • Tener ahorrados entre 3 y 6 meses de gastos. Pongamos un ejemplo: Si tus gastos mensuales (hipoteca, suministros, comida…) suponen unos 1.000 € al mes, debes tener ahorrados entre 3.000 y 6.000 €.
  • Otra opción es ahorrar entre 3 y 6 meses de salario (independientemente de tus gastos). Por ejemplo, si tu salario es de 1.500 €, necesitarías tener ahorrado entre 4.500 € y 9.000 €.

Al ampliar tu colchón financiero aumentas tu libertad económica. Tu colchón mide los meses de libertad financiera que puedes tener. Por ejemplo: Juan gasta 1.000 € al mes, si su fondo de emergencia es de 10.000 €, ante la pérdida de ingresos, tendría cubiertos 10 meses.

Mi consejo: tu colchón debe ser una cantidad que te haga sentir cómodo. Si estás tranquilo teniendo un colchón que te permite vivir sin ningún ingreso durante 6 meses, imagínate como te sentirías si ese colchón fuera de 2 años. Lo que quiero decir con esto, es que no hay una cifra o cantidad única, debes evaluar qué cantidad te haría sentir bien a ti. Empieza teniendo un colchón de unos meses y ve ampliándolo siempre que puedas.

¿Cómo construir tu colchón?

No valen excusas del tipo, cuando gane más ahorraré, o este mes tengo muchos gastos… Lo mejor es empezar cuanto antes. Si aún no tienes ahorros, ponte a trabajar ya. Adopta las siguientes pautas y empezarás a crear tu fondo de emergencia:

  • Calcula tus gastos y anota tus ingresos. Así sabrás el dinero mensual que tienes disponible para ahorrar y decide cuanto vas a ahorrar cada mes.
  • Págate a ti primero. Preahorra todos los meses una cantidad y vive con el resto del sueldo. Como dice Warren Buffet “No ahorres lo que te quede después de gastar. Gasta lo que te quede después de ahorrar”.
  • Incluye esta cantidad en tu presupuesto. Revisa y ajusta tu presupuesto para ver qué gastos puedes recortar. Hazlo hasta que consigas tener el colchón que te hayas prefijado.
  • Elimina tus deudas, son el mayor enemigo del colchón.

¿Donde lo guardo?

Una vez tenemos nuestro dinero ahorrado para emergencias, surge la pregunta del millón, ¿qué haces con este dinero? ¿Dónde lo guardas? No puedes guardarlo literalmente bajo el colchón estarías expuesto a un robo, extravío, incendio…

Tampoco es recomendable juntarlo con el resto de cuentas de casa. Es importante tener una cuenta independiente de tu cuenta de gastos. Lo ideal, es elegir un producto bancario que cumpla los siguientes requisitos:

  • Utiliza un producto bancario sin riesgos.
  • Siempre disponible.
  • Intenta conseguir algo de rentabilidad.
  • Por supuesto, NO a las comisiones.

En el próximo post os contaré las cuentas remuneradas que he utilizado para guardar mi colchón.

Conclusiones

Tener un buen colchón es una decisión importante en las finanzas personales de cada uno. Te permitirá hacer frente a imprevistos, tomar decisiones importantes como cambiar de trabajo, montar una empresa, …

Os recomiendo que tengáis un buen colchón financiero para que no se os quite el sueño ante un imprevisto.

Además te recomiendo que evites tocarlo si tienes otras opciones. Y si no tienes más remedio vuelve a formarlo lo antes posible.

Al ordenar nuestras finanzas intentamos ordenar también nuestra vida. Empezamos controlando los ingresos y sobre todo los gastos, eliminando deudas, preahorrando para nuestro colchón y por último ahorrando para invertir.

Si te ha parecido interesante este artículo déjame un comentario o compártelo en tus redes.

“Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos” Will Smith.

2 Comentarios

  1. Patro

    Qué interesante Amalia, me ha servido mucho este post, me quedo con esta frase :” No ahorres lo que te quede después de gastar. Gasta lo que te quede después de ahorrar”. Tengo que confesar que siempre lo había hecho al revés
    🤔. Mil gracias!

    • admin

      Gracias Patro!
      Como has visto en el artículo la mayoría de los españoles ahorra poco. Me alegro que esta información te sea útil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: